5 jul. 2012

Tips de cocina: Ajo y perejil siempre listos para condimentar

¿Eres de l@s que siempre le echa un poquito de ajo y perejil a la sepia, a esos champiñones que vas a hacer al horno, a la masa de las albóndigas, al filete de pollo que parece que va a quedar un poco seco... o te da tanta pereza ponerte a pelar un solo ajo que al final acabas comiéndotelo así, a lo "triste"?

Pues te voy a dar un consejo que siempre he visto hacer en casa y que te va a permitir tener preparado el ajo y el perejil para cuando lo necesites. Consiste en tener preparada una picada de ajos y perejil en un botecito en el frigorífico. Le pondremos aceite que hará que nos dure más tiempo y que se mantengan los sabores y aromas perennes.



Yo suelo usar por cada manojo de perejil una cabeza de ajos mediana, pero como todo, esto va en gustos, a si que las proporciones variarán dependiendo de que nos guste más o menos el fuerte sabor del ajo. 

Lo podemos hacer tanto con picadora, batidora o en el mortero de toda la vida. Si lo hacemos con este último, debemos echar un poquito de sal para facilitar la labor del majado. En cualquiera de las opciones de elaboración echaremos los ajos y el perejil lavado y escurrido, y lo picaremos más o menos dependiendo de que nos guste con trocitos o totalmente picado, como una pasta. Le añadimos aceite de oliva virgen y removemos. Ponemos dentro de un bote con tapa.



Tener este picadillo nos va a facilitar mucho la labor en la cocina para cualquier plato que estemos elaborando o para añadir ese último toque a las carnes o pescados a la plancha. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario