7 may. 2012

Berenjenas rellenas de carne de ternera y bechamel

Hay muchas maneras de cocinar las berenjenas, pero rellenarlas sobre todo si es de carne, es una de las formas más comunes en toda casa de vecino. De todas las recetas que he probado de berenjenas rellenas de carne, me quedo sin dudarlo con ésta, ya que el relleno queda realmente cremoso y es una delicia.



Para hacer estas berenjenas rellenas de carne de ternera y bechamel para dos personas vamos a necesitar:
  • 2 berenjenas medianas
  • 125 gr de carne de ternera picada
  • 1 cebolla mediana
  • Aceite y sal
  • Para la bechamel: 10 gr de mantequilla, 1/2 vaso de leche y una cucharada de harina

Para empezar vamos a sacar la carne de las berenjenas. Partimos las berenjenas por la mitad longitudinalmente. Con ayuda de un cuchillo y con cuidado vamos quitando la carne y la vamos reservando en un plato, y las carcasas las guardamos para después ya que nos servirán de cuencos para rellenar.

En una sartén ponemos unas 4 cucharadas de aceite y sofreimos la cebolla picada. Echamos la carne de la berenjena picada junto con la cebolla y un poco de sal y dejamos que se vaya cocinando. Cuando esté cogiendo color tostado, echamos la carne picada, salpimentamos y cocinamos hasta que la carne esté hecha.

Mientras, hacemos la bechamel. En un cazo ponemos la mantequilla y cuando haya derretido echamos la cucharada de harina. Removemos bien y dejamos tostar la harina sin que se queme. Echamos la leche un poco tibia, y removemos a fuego muy bajo hasta que se forme una bechamel clarita y se disuelvan los grumos. 

Juntamos el sofrito de carne, berenjena y cebolla con la bechamel y mezclamos bien. Con ayuda de una cuchara vamos rellenando las carcasas de berenjena, y espolvoreamos con queso rallado por encima.

Las ponemos en una fuente al horno y gratinamos durante unos cinco minutos o hasta que el queso tome color tostado. Servimos calientes.



Una opción muy práctica hoy en día que no hay tiempo para nada, es hacer de una vez mucha cantidad y una vez enfriadas, congelarlas envueltas en papel film. A si cuando vayamos mal de tiempo, podemos tirar de congelador y disfrutar de estas berenjenas rellenas como recién hechas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario