7 jun. 2012

Un día en Santa Pola

El sábado pasado decidimos pasar el día en Santa Pola, pueblecito costero que está a tan sólo 18 km de Alicante, que además de unas maravillosas playas, tiene unos cuantos museos y sitios de interés para poder visitar.

Nada más llegar fuimos al museo de la sal, situado en un antiguo molino salinero. Pudimos ver el mecanismo del viejo molino y nos contaron toda la historia de esta actividad económica, la dinámica de las salinas, la fauna y flora del Parque Natural de las Salinas de Santa Pola, que también pudimos ver haciendo una de las rutas a pie alrededor del Parque.

Para coger fuerzas después de la caminata fuimos a un restaurante cerca del museo y nos comimos un delicioso pulpo a la plancha con patatas...





... que estaba buenísimo, tiernecito pero tostado, y después un arroz a banda, típico de la gastronomía santapolera... 










...también muy bueno, aunque tal vez un poco salado. Eso sí, acompañado de un buen ali oli.


Merece la pena visitar el castillo - fortaleza, situado en el centro de la ciudad, donde se encuentran los museos del mar y de la pesca; por sólo 1,60€ tienes acceso a ambos museos. Están compuestos por salas muy entretenidas en las que a través de imágenes, escenificaciones de la vida cotidiana, pantallas interactivas, maquetas de barcos, recreación de ambientes, objetos antiguos de navegación, etc, nos damos un paseo por la historia de la ciudad a través de la prehistoria, iberos, romanos,...  teniendo como principal protagonista al mar, como no podía ser de otra manera, ya que Santa Pola ante todo es una población pesquera. 


En el mismo castillo también se pueden visitar la capilla de la virgen de Loreto - que en esos momentos estaba ocupada con una boda - y el baluarte del duque de Arcos -donde estaban celebrando otra boda, pero civil. Se nota que estamos en época de desposorios :)

Me llamó la atención la receta del garum hispanicum que tenían en la sala dedicada a la época romana, por lo visto un manjar de aquellos tiempos elaborado con lechaza, huevas y sangre de pescado...


También visitamos el acuario municipal, muy cerca del castillo-fortaleza, en el que tienen peces autóctonos (doradas y lubinas enoooormes) además de pulpos, caballitos de mar, corales... La principal labor de este acuario se centra en el estudio y recuperación de la fauna y flora del lugar.


Me resultó muy curioso ver pescados tan grandes que parecían prehistóricos. Uno de ellos llevaba allí unos 25 años, desde que abrieron el acuario

Para terminar la jornada fuimos a visitar el faro de Santa Pola...


... desde donde pudimos disfrutar de unas vistas estupendas de la isla vecina, Tabarca.




2 comentarios:

  1. Yo vivo en Santa Pola! Que ilusión ver un post de la Villa. Me quedo por aquí! Muy buen post!
    Besos!

    laseternaspalabras.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!Disfrutamos mucho el día y después hemos vuelto un par de veces a repetir :)

      Eliminar