25 abr. 2012

Galletas de mantequilla

Receta fácil. Qué digo fácil, sencillísima. Además me parece una manera perfecta para que los niños se acerquen a la cocina y puedan meter "las manos en la masa". Sin contar con el aroma del que se llena toda la casa cuando las horneamos.

Llevo años haciendo estas galletas y nunca me ha surgido ningún problema. Bueno sí, el único problema es que están tan ricas, que acabo comiendo un montón y eso no hay cartucheras que lo aguanten. A si que, como sólo somos dos, suelo hacer la receta adaptada y utilizo la mitad de ingredientes; Aún así suelen salir unas 35 o 40 galletas.

Los ingredientes necesarios para hacer estas riquísimas galletas de mantequilla son:
  • 150 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de azúcar
  • 1 huevo
  • 375 gramos de harina

La elaboración es muy sencilla. En un bol ponemos la mantequilla que habremos derretido en el microondas en la opción de descongelar durante unos segundos, con cuidado de que no se caliente demasiado porque se estropearía. Mezclamos la mantequilla con el azúcar.Nos quedará una especie de crema.
Incorporamos el huevo e integramos con los anteriores ingredientes. 
Vamos añadiendo la harina poco a poco, y conforme vaya cogiendo consistencia, iremos trabajando con las manos hasta que se forme una masa que no se pegue a los dedos. Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en papel film transparente, y dejamos reposar en el frigorífico una hora.
Pasado este tiempo, enharinamos la superficie de trabajo, ponemos la masa sobre ella y con ayuda de un papel film transparente que pondremos sobre la masa para que no se pegue el rodillo, iremos estirándola hasta que obtengamos una lámina de medio centímetro de grosor aproximadamente. 
Con ayuda de un cortapastas vamos recortando las galletas que iremos poniendo en una bandeja para horno sobre la que habremos puesto papel de hornear o vegetal. 
Con la masa que nos sobre una vez recortada la primera tanda de galletas, volveremos a amasar y estirar la masa, y recortamos otra vez con el cortapastas, y así sucesivamente hasta que no nos quede masa.
Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo, e introducimos las galletas. Las hornearemos unos 15-20 minutos, siempre vigilando para que no se quemen. Las sacamos y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Están tan ricas que desaparecen en un momento...


Me parecen una opción perfecta para acompañar el café o té de media tarde o para llevar como detalle de cortesía a una invitación de comida / cena. Además, si las decoramos con chocolate de cobertura pueden quedarnos muy resultonas. ¿No os parece?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario